Utilitarismo, aprovechando todos nuestros rincones para darles una nueva vida

En nuestro último proyecto, el cliente necesitaba un techo pequeño para hacer un cerramiento en su azotea.

Algo práctico, que le sirviera para dejar pasar mucha más luz y sacarle mayor partido a ese rincón que no utilizaba para nada.

En este caso, a través de nuestro instalador de la zona, colocamos un techo motorizado de vidrio con el 75% de apertura inversa y con sensor de viento y lluvia, algo muy importante, dado que el propietario de esta vivienda necesitaba ante todo cubrir ese hueco para no dejar pasar el viento, ni la lluvia y por lo tanto todo lo que estos factores arrastran tras ellos.

El resultado final es un cliente muy satisfecho y que ya está más habituado a pasear por esta zona de la casa que antes apenas pisaba.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información...

ACEPTAR
Aviso de cookies